NOTICIAS

Volver a noticias

17/05/2017
RAFAEL CANO CUENTA LA EXPERIENCIA DEL PUERTO DE CARTAGENA EN LA JORNADA “ECONOMÍA CIRCULAR”


COMO PRESIDENTE DEL CLUB EMAS DESTACÓ QUE EL OBJETIVO DE LA APC ES LOGRAR LA EXCELENCIA EN LA GESTIÓN AMBIENTAL.

Murcia acogió la semana pasada la jornada “Residuos: gestión y economía circular”, organizada por AEMA, con la participación de Rafael Cano, como responsable de la política de sostenibilidad de la Autoridad Portuaria de Cartagena, que además ostenta la presidencia del Club EMAS.

En ella se analizaron los condicionantes normativos y tecnológicos de la situación actual de la gestión de residuos municipales en España, así como las políticas vigentes y las que son susceptibles de implementar por parte de las administraciones competentes en materia de residuos, entendiendo que son herramientas imprescindibles para la consecución de los objetivos propuestos.

Dirigida a responsables y técnicos de administración públicas, operadores de planta de tratamiento, universitarios, etc., se trataron temas como la financiación y legislación europea, cuya ponente fue Katerina Fortun en representación de la Comisión Europea; la prevención, el reciclado, el futuro del canon de residuos, la innovación en materia de reciclado, etc.

Por su parte, Rafael Cano, responsable del departamento de Sostenibilidad de la Autoridad Portuaria de Cartagena, indico que “el objetivo de la comunidad portuaria de Cartagena es lograr la excelencia en la gestión ambiental y para ello, desde hace años, se ha coordinado a empresas, agentes y trabajadores del Puerto para que el impacto que pueda originarse de la actividad industrial que se desarrolla en él sea mínimo”.

Según los datos manejados más del 60% de los casi 22 millones de toneladas anuales producidas de residuos urbanos acaban en vertederos, de ellos el 10% son valorizados energéticamente. La Comisión Europea ha fijado como objetivo común a toda la Unión Europea el reciclado del 65% de los residuos municipales y reducir la eliminación en vertedero a un máximo del 10%, para el año 2030. Por ello se hace necesaria la implantación de nuevos sistemas de recogida selectiva de los residuos orgánicos y revisar el resto de reciclables.

También se dio especial importancia a las campañas de educación y concienciación ciudadana como vías adecuadas para el reciclado correcto y útil para estudiar y validar su efectividad de cara al cumplimiento de los objetivos marcados.